Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘rosa’

He caído en la cuenta de que los cactus son unas plantas muy infravaloradas y no debería ser así porque ellas son las más sinceras en el mundo de la flora.

Llamarme loca pero es que he estado pensando en ello esta mañana cuando me he despertado (sip, pensamiento matutino).

Muchos los odian (seguimos hablando de los cactus) porque están rodeados de espinas que pueden hacerte mucho daño. Pero nadie o casi nadie, no voy a generalizar, se da cuenta de que están llenos de espinas para protegerse y más allá del tema biológico. Además, si lo comparamos con las rosas, por ejemplo, estas últimas son más bonitas pero tienen espinas ocultas a la vista y cuando menos te lo esperas, te hacen más daño que el que puedes esperar de un cactus, al que ves venir.

Esta ha sido mi reflexión mañanera y con vosotros la he compartido…. Ya que cada uno opine lo que quiera, yo personalmente me identifico más con el cactus, aunque a la ves, he tenido demasiadas rosas en mi vida.

Conclusión: me voy a comprar un cactus!

_DSC4020

 

Read Full Post »

frase-celebre-el-principito

Read Full Post »

CIMG4562Por que soy como soy, la gente habla de mí…

Si soy una rosa… me critican las espinas.

 Si soy un rayo de sol… me critican el calor.

 Si soy un poco de lluvia… me critican que los mojo.

 Si soy un camino… me critican las piedras.

 Si soy el viento… me critican las tormentas.

 Si soy un arco iris… me critican los colores.

 Si soy un árbol… me critican las hojas secas.

 Si soy una playa… me critican la sal.

 Si soy unos ojos… me critican la mirada.

 En fin, siempre me critican.

 Por eso hagan lo que hagan, y digan lo que digan,

yo seguiré siendo rosa y espina, 

y seguiré siendo rayo y calor ,

Pero además de todo eso,  

seguiré siendo YO.

Read Full Post »

Rosa

Rosa

– ¿Qué hay en un nombre? ¡Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume con cualquiera otra denominación!…

(Romeo y Julieta)

Read Full Post »

Carla llegó a casa… antes de abrir la puerta ya se había quitado los zapatos. Al entrar saludó a Pingo, su perro y abrió la nevera mientras se quitaba la falda. Miró su interior durante varios segundos y finalmente la cerró sin coger nada, no es que tuviera hambre, la cena en el restaurante no había estado mal, mejor que anteayer, pero había decidido no volver allí con ninguna otra cita. Estaba cansada de ir siempre a cenar al mismo sitio, probar diferentes platos con diferentes personas y no conseguir sentirse nunca como aquella vez.

DetalleLa compañía esa noche había sido agradable, el tal Pedro o Pablo, ya no se acordaba del nombre, era simpático, abogado, con una sonrisa perfecta y muy interesante, recordaba haberse reído un par de veces durante la cena, hasta le regaló una rosa. Desde el primer momento Carla se sintió a gusto y cómoda, hasta que llegó el final de la cita. Ese siempre es el momento que más teme de las citas, ese momento de despedida en el que no sabes cómo reaccionará tu cita, por suerte Pablo-Pedro se despidió educadamente con dos besos y un “ha sido una noche magnífica”.

Mientras se bañaba, le vino la imagen de sus ojos, unos ojos azules que a muchas mujeres les habría atraído desde el primer momento pero, por más que no intentaba, por más que buscaba algo de ese hombre que la atrajera lo más mínimo para agarrarse a ello desesperadamente, no lo encontró. Se permitió quedarse uno minutos más en la bañera y dejó de pensar.

Conforme se secaba el pelo delante del espejo se preguntó que era lo que había mal en ella, desde bien pequeña decidió que no quería ser una solterona como su vecina y que viviría amores de todo tipo hasta casarse con el hombre con el que amanecería en su último día. La primera medida que tomó para facilitar la llegada de su destino fue comprarse un perro en vez de un gato, si el destino quería fastidiarla por lo menos no viviría rodeada de gatos. Y ahí estaba Pongo, tumbado en la puerta del baño y mirando a su dueña con cara de pena, como si supiera lo que estaba pensando su ama. Carla le acarició y fue directa al dormitorio.

Se hizo una bolita debajo del edredón y esperó a que el sueño llegara… sólo un instante antes de caer rendida sintió nostalgia de no tener a nadie a su lado en la cama, pero sólo fue un instante. Se acordó de que más de una noche como está podría haber dejado al Pedro o Pablo de turno compartir la cama con ella, pero sabía que por la mañana no querría verlo debajo de la manta… soy quería despertarse junto a un hombre, uno que no iba a conocer en un bar, un hombre que había conocido mucho tiempo atrás…

Read Full Post »