Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘miradas’

O todo o nada, no quiero historias incompletas, no quiero vivir a escondidas. 

O todo o nada, no quiero que mis besos se queden a medias, y que mis abrazos no sean correspondidos. 

O todo o nada, no quiero abrirte mi cama y despertarme sola, que mis caricias no te afecten como las tuyas a mí.

O todo o nada, no quiero abrir mi corazón y que me lo rompas con medias sonrisas. 

O todo o nada.  

  

Anuncios

Read Full Post »

Los plátanos pochos

Que digan que van a llamar y no lo hagan

Las excusas malas, malas, malas de narices

Los correos «spam»

Las llamadas perdidas sin mensajes

Las miradas vacías

Un mal corte de pelo

Dejar un libro prestado y que no vuelva nunca

Un grifo mal cerrado

La mojama

 

Nota: No es una lista completa

Read Full Post »

La palabra «adorable»

Mis gafas de vista

Que la gente me diga que ya estoy morena

Organizar viajes

Las miradas furtivas

Que me den un masaje sin pedirlo

La cerveza muy fría

Que me pinten las uñas

Ver feliz a alguien que quiero

Terminar un especial

 

Nota: No es una lista completa

 

Read Full Post »

…. por qué?

1465270_10202308855783526_367444371_n

Read Full Post »

Si ella levantara la mirada un segundo, le vería.

Si él levantara la mirada un segundo, la vería.

Pero el libro que leían era demasiado bueno como para perder un segundo

Y sus miradas nunca se cruzaron…

Read Full Post »

Cada mañana se sinceraban mirándose a los ojos durante 40 segundos.

Los 40 segundos que duraba el semáforo que les separaba.

Luego cruzaban.

 

Read Full Post »

Tengo ganas de ti… así de simple.

Tengo ganas de que desde el primer día me saques una sonrisa.

Tengo ganas de enamorarte y que me enamores poco a poco.

Tengo ganas de pasar horas sin hacer nada más que hablarnos con la mirada.

Tengo ganas de despertarme a tu lado y saber que por la noche volveré a dormir junto a ti.

Tengo ganas de enfadarme por tonterías y arreglarlo a base de besos.

Tengo ganas de mirarte a escondidas cuando estés concentrado en tu trabajo.

Tengo ganas de compartir contigo lo que escribo y que seas sincero en tus respuestas.

Tengo ganas de poder abrazarte cuando tengo un mal día.

Tengo ganas de que me abraces cuando lo tengas tu.

Tengo ganas de comenzar mi vida contigo, bajo el mismo techo, por pequeño que sea.

Tengo ganas de quererte y de que me quieras.

Tengo ganas de conocerte… porque tengo ganas de dejar de esperarte.

Tengo ganas de ti…

1270878_10201813606802611_2050704225_o

Read Full Post »

Ella se despierta cada mañana con la esperanza de encontrarse con él en el ascensor. Por muy malo que sea el día, procura llegar a la misma hora para coincidir de nuevo con ese misterioso chico durante apenas un minuto. Desde el primer día que le vio en el ascensor, algo le atrajo de él, le vio guapo pero con una expresión triste y misteriosa. Debían tener el mismo horario, pensaba ella, eso estaba claro, no iba a quedarse todo el día en el ascensor sólo para verla y encima no cruzar palabra. De todos modos, esos segundos en el ascensor le relajaban mucho. Todos los días se despierta cinco minutos antes para no perder el ascensor a las 8:13.

Él recuerda perfectamente el día que la vio por primera vez. Justo hace tres semanas, iba de camino al entierro de su padre, abatido, triste y pensando en el tiempo que llevaban enfadados y sin hablarse, de repente, la puerta del ascensor se abrió y apareció ella, con una preciosa sonrisa y un simple «Buenos días». Le pareció un ángel y hasta llegar a la planta baja se sintió como anestesiado y relajado. Desde ese martes, todos los días llega a las seis de la mañana a casa de trabajar, se da una ducha rápida, se pone el traje y desayuna mientras espera a que el reloj marque las 8:13 para coger el ascensor, deseando que dos pisos más abajo, pare para que ella se suba. Después sale del portal va a comprar el pan y se vuelve a casa a dormir, hasta que a las seis y media de la tarde, vuelve a ponerse en traje y baja al portal para encontrarse de nuevo con ella a las 18:38, con la esperanza de cruzar alguna palabra más que un «Buenas tardes», luego va a casa, se pone el uniforme y se va a trabajar.

Todos los días la misma rutina para coincidir durante un minuto, a las 8:13 en el ascensor. Pero eso sí, un minuto que para ambos es el minuto más importante del día…

8:13

Read Full Post »