Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘hombre’

Hay mucho capullo suelto, muchos de ellos han pasado por mi vida. Como el subnormal al que mi mejor amiga le mandó este mensaje el sábado. Penita me da la gente como el. Podría poner su nombre y ridiculizarle más pero ser tan poco hombre y saber que se va a quedar solo toda la vida, es suficiente castigo!!!
Tú, sabes quien eres, espero que encuentres en tu vida a alguien que te trate igual que has tratado tu a las mujeres que han pasado por tu vida.

Pd. No es un mal de ojo, es el karma!!

image

Read Full Post »

1962878_10202235052930520_431849033_n

Read Full Post »

Los géminis son súper exigentes en el amor… ¬¬’

Yo soy muy exigente, cualquier hombre en mi vida debe tener pene, sino, nada!

xDDDDD

MOMENTAZO

Read Full Post »

Querido hombre que será mi pareja en un futuro (si es que queda alguno que pueda estar interesado en mi) siento comunicarte que si trabajas en el mundo de la construcción, como obrero no vas a tener ninguna posibilidad conmigo, lo siento.

No es que piense que trabajar de obrero sea algo que esté por debajo de mi, creo que cualquier trabajo es digno… no va por ahí la cosa. Lo que ocurre es que después de que durante 4 meses tus compañeros de profesión (sin culparles directamente a ellos, sino a su profesión) me hayan amargado cada mañana…. incluídas las de los fines de semana, y tras ver las secuelas que me han dejado no pudiendo descansar lo mínimo establecido «por ley»…. Dejo patente mi odio hacie este colectivo.

Y ahora podréis decirme lo que queráis pero no sois vosostros los que desde las 7;14 de la mañana bajo vuestra ventana, en el baño, en la terraza, en la pared de detrás y hasta en vuestra propia habitación mientras dormíais (o lo intentábais al menos) habéis tenido a un hombrecillo haciedo un ruido ensordecedor…

Así que querido hombre de mi vida, ya que no has llegado todavía, si eres obrero, cambia de trabajo!!!

Besis

1264891_10152241880569942_735884796_o

Read Full Post »

El hombre se adentra en la multitud por ahogar el clamor de su propio silencio…

Rabindranath Tagore

Read Full Post »

Esos días parecían sacados de una historia, por desgracia se parecía demasiado a las típicas historias de amor que tanto se cuentan. Pero en cuestión de segundos, tal como empezó esa historia de amor, llegó a su fin…

– ¿De verdad crees que esto es un cuento de hadas? – Gritaba a una jóven con los ojos vidriodos – ¿Que yo soy tu príncipe azul que acude a rescatarte en un caballo blanco de todos los males que te acechan?, venga por favor… –

– No – contestó ella mientras la primera lágrima caía por su mejilla – Noooo, pensaba que esto era mucho más que un simple cuento de hadas, que tú serías un hombre, no un crío, el hombre que me ayudaría a afrontar mis problemas estando a mi lado. Pero al parecer esto tiene más de cuento de hadas que de realidad, porque ha sido todo una mentira.

Read Full Post »

Carla llegó a casa… antes de abrir la puerta ya se había quitado los zapatos. Al entrar saludó a Pingo, su perro y abrió la nevera mientras se quitaba la falda. Miró su interior durante varios segundos y finalmente la cerró sin coger nada, no es que tuviera hambre, la cena en el restaurante no había estado mal, mejor que anteayer, pero había decidido no volver allí con ninguna otra cita. Estaba cansada de ir siempre a cenar al mismo sitio, probar diferentes platos con diferentes personas y no conseguir sentirse nunca como aquella vez.

DetalleLa compañía esa noche había sido agradable, el tal Pedro o Pablo, ya no se acordaba del nombre, era simpático, abogado, con una sonrisa perfecta y muy interesante, recordaba haberse reído un par de veces durante la cena, hasta le regaló una rosa. Desde el primer momento Carla se sintió a gusto y cómoda, hasta que llegó el final de la cita. Ese siempre es el momento que más teme de las citas, ese momento de despedida en el que no sabes cómo reaccionará tu cita, por suerte Pablo-Pedro se despidió educadamente con dos besos y un “ha sido una noche magnífica”.

Mientras se bañaba, le vino la imagen de sus ojos, unos ojos azules que a muchas mujeres les habría atraído desde el primer momento pero, por más que no intentaba, por más que buscaba algo de ese hombre que la atrajera lo más mínimo para agarrarse a ello desesperadamente, no lo encontró. Se permitió quedarse uno minutos más en la bañera y dejó de pensar.

Conforme se secaba el pelo delante del espejo se preguntó que era lo que había mal en ella, desde bien pequeña decidió que no quería ser una solterona como su vecina y que viviría amores de todo tipo hasta casarse con el hombre con el que amanecería en su último día. La primera medida que tomó para facilitar la llegada de su destino fue comprarse un perro en vez de un gato, si el destino quería fastidiarla por lo menos no viviría rodeada de gatos. Y ahí estaba Pongo, tumbado en la puerta del baño y mirando a su dueña con cara de pena, como si supiera lo que estaba pensando su ama. Carla le acarició y fue directa al dormitorio.

Se hizo una bolita debajo del edredón y esperó a que el sueño llegara… sólo un instante antes de caer rendida sintió nostalgia de no tener a nadie a su lado en la cama, pero sólo fue un instante. Se acordó de que más de una noche como está podría haber dejado al Pedro o Pablo de turno compartir la cama con ella, pero sabía que por la mañana no querría verlo debajo de la manta… soy quería despertarse junto a un hombre, uno que no iba a conocer en un bar, un hombre que había conocido mucho tiempo atrás…

Read Full Post »