Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘dormir’

Frase

Duermo tranquilo porque sé que mi peor enemigo vela por mí

Read Full Post »

Shkjkbi por soñar con quien sueñas pierdes sosiego en el sueño, no permitas que sea dueño, quien de tus sueños se adueña.

Dale al corazón un respiro y bébete la vida en taza, que no hay que añadir coraza, ni ser ermitaño en retiro.

Lo pasado, pasado está, y que no vuelva es mejor.

Descubre un nuevo sabor, encuentra una nueva verdad.

En fin, que no hay nada para mejorar el dormir que buenas ganas de vivir estiradita en la cama.

¿Y el amor dónde queda? ¡¡Pero qué importa dónde esté!! Pues ahora mismo recordé que es él quien te encuentra!!

Read Full Post »

484852_405299396226026_797370913_n

Read Full Post »

Como cada año, en este caso por cuarta vez, he visitado mi ciudad querida Madrid para disfrutar un ratito y descansar. Por cuarta vez he asistido en compañía de mi querida Kamasutrika, al Trofeo Santiago Bernabéu, algo que ya es una tradición, aunque como viene siendo habitual álguna personilla más ha querido acompañarnos.

Viaje en coche con radio propia, fútbol, frío, risas, metro, más metro, compras, viaje pasado por agua… jajajaja me encantaaaaaaa 🙂

Dejo algunas de las instantáneas de este fugaz viaje, algunas en el Bernabéu y por Madrid en muy buena compañía, aunque son pocas en comparación con mi media de imágenes…

Madrid

Madrid 1

Madrid 2

Madrid 3

Madrid 4

Madrid 5

Madrid 6

Madrid 7

Madrid 8

Read Full Post »

Hoy me he despertado con muy mal pie. Lo que va de mañana va mal, muy mal y tampoco sé exactamente la razón.

Para resumirlo, me podría haber quedado en la cama todo el día sin hacer nada… creo que eso es síntoma de algo pero ni ganas tengo de pensar.

Hoy veo el vaso medio vacío… a lo largo del día, me toca llenarlo o vaciarlo del todo!!!

Buenos días al resto del mundo!!!

Read Full Post »

Estoy enfadada, enfadada con el mundo, con la sociedad en la que vivo y conmigo misma, muy enfadada.

No es justo lo que estoy viviendo. He tenido una buena educación desde muy pequeña, tanto que, mis padres ateos, me llevaron a un colegio católico para que la educación fuera la adecuada, más allá de sus creencias. No he sido una niña problemática, nunca he causado disgustos a mi familia más allá de unos suspensos, no he consumido drogas, más allá del alcohol y a partir de los 16, no he robado, no me he quedado embarazada… y podría seguir enumerando actividades comunes en la juventud de ahora que yo nunca he hecho.  

No he sido mala persona y siempre me han enseñado que hasta en el infierno hay que tener buena educación y así lo he hecho, hasta la persona que me ha hecho daño, ha tenido una segunda oportunidad por mi parte. Siempre he estado dispuesta a ayudar a todo el mundo, por encima de mis propios problemas y he procurado ser responsable y muy profesional en todo lo que he hecho en cada momento.

Y aún así, después de todo, no recibo más que palos… muchos que lean esto podrán decir que son muy parecidos a mi, dada la descripción de arriba pero, en este caso, el orden de los factores sí altera el producto. Y aquí, en mi ecuación, el producto que falta es una tragedia. Una tragedia que  ha hecho que me replantee mucho las cosas, que mire y busque en el pasado qué es lo que he podido hacer mal para que la vida, el destino, el karma, Dios, un ser superior o como queráis llamarlo, me haya hecho pasar por esta grandísima putada que está desmoronando todo lo que siempre ha sido parte de mi fortaleza.

Desde el 18 de marzo camino sin rumbo fijo. Hago lo que tengo que hacer cada día y cuando llego a casa es solo un día más que ha pasado, no pienso en el mañana. Haga lo que haga a lo largo del día, lo pase bien o mal, duerma bien o mal, salga con amigos o me quede en casa, cuando llego a casa y me acuest,o esa angustia que durante el día ha estado escondida vuelve, y ni la soledad de la oscuridad consigue calmarme. Porque pienso continuamente en lo que he hecho mal para haber llegado a esa situación. Una mentira en un momento dado, una mala respuesta, un mal gesto, un desplante, una mala decisión… pero no encuentro nada, y eso es lo que me frustra más aún, porque si mis padres no me hubiesen querido tanto, si no me hubiesen metido en un colegio cristiano, si no me hubiesen controlado, quizá al menos, si yo hubiese sido una mala hija, una mala persona, tendría una excusa para justificar todo lo malo que hay en mi vida ahora, pero no es así.

Vivo a corto plazo porque los planes a largo plazo no duran, sobre todo si con la persona que los ibas a hacer no está para compartirlos contigo…

Read Full Post »

Tengo la cabeza que me va a explotar en cualquier momento.

Tengo un cúmulo de ideas, de pensamientos, y de párajos en la cabeza que es raro que pueda centrarme en algo.

Hay momentos del día en los que no puedo articular una frase que tenga coherencia. Siempre he pensado que lo mejor para solucionar varios problemas es ir uno por uno. Pero ese es el problema, que lo pienso, pero no lo hago y pasa lo que pasa, que mi cabeza es como un ordenador que al abrir muchos programas se bloquea y empieza a hacer cosas que asustan. Y lo cierto es que estoy asustada porque no soy capaz de focalizar las pocas energías que tengo en un solo problema de la lista y solucionarlo. Básicamente, como diría mi padre, «voy dejando cagaditas por donde paso» y esa es la cuestión que intento ponerme con todo y no termino con nada…

De nada sirve que me haga listas, organice la agenda o me proponga hacer las cosas de tal o cual modo, no seré capaz de hacerlo, y en otros momentos de mi vida estaría «super-hiper-mega-agobiada» pero hoy me da igual todo. Mañana los problemas serguirán ahí pero, hoy no me van a quitar el sueño!!

Pensar

Read Full Post »

Últimamente me siento más niña que nunca, ojo, que no niñata, son dos conceptos diferentes. Y como me queda poco para que mi cifra personal cambie hacia un número par, he decidido que voy a darme algunos caprichos hasta que llegue ese momento. Utilizaré la excusa de «estar pasando una crisis por la edad» Muahahahahahaha!!!

Lo dicho, el jueves empecé con mi terapia personal y me fui de compras… tengo un bolso precioso en mi armario, y un vestido, y unas gafas, y un pañuelo… podemos resumirlo en una simple lista que tengo 10 días para cumplir… vamos que seré una niña de nuevo malgastando la paga en todo lo que sus padres no le dejan comprarse, solo que mi paga es mi sueldo y mis padres ya no están en edad para prohibirme nada… ventajas de ser mayor 🙂

Comprar ropa….. HECHO!

Comprar libros……

Llorar de risa……

Dormir hasta las mil……

Pintar……

Cambio de look……

Imprimirme fotos……

Playaaa…….

Un bañito en la piscina…… HECHO!

Quedar, quedar y quedar con amigos…… EN PROCESO 🙂

Podría poner hacerme otro tatto pero… eso lo pospongo xD

Pd- es que hoy me ha dado por quererme un poco, porque visto lo visto, o me quiero yo, o nadie lo hace!!! PORQUE YO LO VALGO!!!! 

¡¡¡¡Buen finde a todos!!!!

 

 

Read Full Post »

Por qué si te veo me tiemblan las piernas? Por qué si escucho tu nombre no pienso en otra cosa? Por qué hago lo posible por verte aunque sepa que no tendré ningún gesto amable? Será porque estoy enamorada y no puedo olvidarte

Conclusión del día mimoso: Tengo ganas de dormir en cucharita, abraza a alguien que de verdad me cuide y me quiera…

PD- NO estoy enamorada…

Read Full Post »

«Cuando deje de quererte, ya te avisaré»

Frase que dijo Pablo para dar por finalizada la discusión que había surgido de repente, sin venir a cuento, casi no había tenido tiempo a quitarse la chaqueta al llegar a casa… pero no consiguió finalizar nada -¿Qué quiere decir que cuando dejes de quererme me avisarás, qué soy un bote de galletas, Pablo, que cuando se acaban se han acabado y listo, si te apetece compras más o sino simplemente me dices «se han acabado las galletas pero, no compres más que no me han gustado, ahh y tampoco vuelvas que tampoco me gustas tú, ya no te quiero»- Pablo atónito sólo supo decir -Cristina, ya sabes que no me gustan las galletas-. Cristina se encerró en la habitación con un portazo que claramente prohibía la entrada a Pablo.

Pablo cogió una cerveza de la nevera y se sentó en el sofá, intentando revisar qué es lo que había pasado para llegar a esa pelea, casi nunca discutían… repasó desde esa misma mañana: Cristina estaba rara. Se había quedado en la cama más de lo normal, e incluso se había metido en la ducha mientras estaba él…

-No tienes nada que decirme cielo???- le preguntó mientras le abrazaba… (esa había sido la frase que lo había empezado todo). -Buenos días cariño!- Respondió él acompañándolo de un beso. -¿Sólo eso?- recriminó su mujer al instante. -¿Qué quieres oír Cris?-. -Nada, olvídalo-.

A media tarde Cristina le llamó, estaba de buen humor, le dijo que iba a llegar más tarde a casa porque tenía que hacer unas compras de última hora pero, que le esperara para cenar. Pablo no preguntó a que compras se refería. Al salir del trabajo se fue con unos compañeros a tomar algo, al fin y al cabo Cris iba a tardar. Pero al llegar a casa algo iba mal, Cris estaba sentada en el sofá con una copa de vino en las manos y mirando una caja abierta, era el ordenador que Pablo había pedido hace meses.

-¿Y eso que lo has abierto Cris?-. -Nada, pensaba que era para mi-. -Tu ordenador está bien no, sólo tiene un año, ¿es que quieres este?-. -No, creía que era para mí, pero no pensé que fuera un ordenador-. -¿Y qué esperabas que fuera, a caso esperabas algo?-. -Al parecer no, no esperaba nada-. -No lo entiendo, si ni siquiera viene a tu nombre, Cris, no lo entiendo-.

galletas-Pablo, ¿tú me quieres?- preguntó Cristina sin moverse del sofá. -¿A qué viene eso?- contestó Pablo recogiendo de mala gana la caja. -A que quiero saber si todavía me quieres Pablo, a eso viene-. -No comprendo por qué me lo preguntas ahora, qué tiene que ver que te quiera o no con que abras un paquete que no está a tu nombre?-. -¿Me quieres Pablo, todavía me quieres, sí o no, es una pregunta sencilla?- volvió a preguntar Cristina enfadada. -Has tomado demasiado vino hoy-. -Pablo contesta!-. -Cuando deje de quererte, ya te avisaré-.

(-¿Qué quiere decir que cuando dejes de quererme me avisarás, qué soy un bote de galletas, Pablo, que cuando se acaban se han acabado y listo, si te apetece compras más o sino simplemente me dices «se han acabado las galletas pero, no compres más que no me han gustado, ahh y tampoco vuelvas que tampoco me gustas tú, ya no te quiero»- Pablo atónito sólo supo decir -Cristina, ya sabes que no me gustan las galletas-. Cristina se encerró en la habitación con un portazo que claramente prohibía la entrada a Pablo.)

Pablo se terminó la tercera cerveza sin terminar de entender lo sucedido. Contemplando la caja del ordenador se quedó dormido.

Por la mañana, cada uno se vistió, desayunaron en silencio y se fueron a trabajar sin cruzarse una sola palabra…

Por la noche cuando Pablo llegó a casa, Cristina no estaba, sus cosas no estaban. Sólo había un paquete encima de la mesa al lado de un bote de galletas: «Nuestro último regalo de aniversario, galleta mía! pd- Cuando vuelva a quererte a mi lado, ya te avisaré. Cristina.»

Read Full Post »

Carla llegó a casa… antes de abrir la puerta ya se había quitado los zapatos. Al entrar saludó a Pingo, su perro y abrió la nevera mientras se quitaba la falda. Miró su interior durante varios segundos y finalmente la cerró sin coger nada, no es que tuviera hambre, la cena en el restaurante no había estado mal, mejor que anteayer, pero había decidido no volver allí con ninguna otra cita. Estaba cansada de ir siempre a cenar al mismo sitio, probar diferentes platos con diferentes personas y no conseguir sentirse nunca como aquella vez.

DetalleLa compañía esa noche había sido agradable, el tal Pedro o Pablo, ya no se acordaba del nombre, era simpático, abogado, con una sonrisa perfecta y muy interesante, recordaba haberse reído un par de veces durante la cena, hasta le regaló una rosa. Desde el primer momento Carla se sintió a gusto y cómoda, hasta que llegó el final de la cita. Ese siempre es el momento que más teme de las citas, ese momento de despedida en el que no sabes cómo reaccionará tu cita, por suerte Pablo-Pedro se despidió educadamente con dos besos y un «ha sido una noche magnífica».

Mientras se bañaba, le vino la imagen de sus ojos, unos ojos azules que a muchas mujeres les habría atraído desde el primer momento pero, por más que no intentaba, por más que buscaba algo de ese hombre que la atrajera lo más mínimo para agarrarse a ello desesperadamente, no lo encontró. Se permitió quedarse uno minutos más en la bañera y dejó de pensar.

Conforme se secaba el pelo delante del espejo se preguntó que era lo que había mal en ella, desde bien pequeña decidió que no quería ser una solterona como su vecina y que viviría amores de todo tipo hasta casarse con el hombre con el que amanecería en su último día. La primera medida que tomó para facilitar la llegada de su destino fue comprarse un perro en vez de un gato, si el destino quería fastidiarla por lo menos no viviría rodeada de gatos. Y ahí estaba Pongo, tumbado en la puerta del baño y mirando a su dueña con cara de pena, como si supiera lo que estaba pensando su ama. Carla le acarició y fue directa al dormitorio.

Se hizo una bolita debajo del edredón y esperó a que el sueño llegara… sólo un instante antes de caer rendida sintió nostalgia de no tener a nadie a su lado en la cama, pero sólo fue un instante. Se acordó de que más de una noche como está podría haber dejado al Pedro o Pablo de turno compartir la cama con ella, pero sabía que por la mañana no querría verlo debajo de la manta… soy quería despertarse junto a un hombre, uno que no iba a conocer en un bar, un hombre que había conocido mucho tiempo atrás…

Read Full Post »

Anoche no vi el fútbol… lo reconozco, yo una madridista a capa y espada, colgué la capa y la espada en el armario y no vi el partido, famoso al parecer. Pero no tenía ganas y mira que me gusta el fútbol pero, anoche me tumbé plácidamente en el sofá y de ahí no me movieron hasta que vino mi padre dando gritos.

Hoy estoy de nuevo sentada en la mesa de mi trabajo y no ha cambiado nada. Bueno sí, ha cambiado que no me hablo con mi padre porque anoche discutimos (cómo no!) y que estoy más cansada de lo normal porque he dormido poco pero, quitando eso, todo igual que siempre o, al menos, igual que cada jueves. Y la verdad es que me da lo mismo, que lo mismo me da, como diría mi abuela.

A raíz de haber dormido mal, que suele ser el 80% de los días puesto que el otro 20% lo forman los sábados y domingos, me he despertado con el píe izquierdo (nunca he entendido esta frase la verdad) y como cada mañana en el trayecto que tengo hasta el trabajo, 1 horita en bus por eso de mi perrería de no sacarme el carné de conducir, me da por pensar y he decidido decir lo que pienso, así de simple. Porque si me guardo mis pensamientos ocurren dos cosas, por un lado, se me olvidan jajaja si, tengo memoria de pez, y por el otro, lo que no se me olvida se va acumulando hasta que exploto y cuando lo suelto sale herida la gente que tengo más cerca que, en verdad, son las que menos se lo merecen.

Lo de la memoria pez está bien para determinadas situaciones pero lo de explotar, no tanto. En realidad esto me pasó ya hace unas semanas, saltó el fusible y prácticamente discutí con todo el que se me cruzaba. Algunos eran el objetivo de mi malestar y otros no tanto y al final, de un modo u otro, seguí estando igual de mal.

No tiene nada que ver con ser egoísta, ya dije en otra entrada que iba a pensar un poco más en los demás y menos en mi pero, como no quiero herir a nadie de mi al rededor (que no se lo merezca), el remedio es no herirme a mi misma y no explotar y decir cuatro cosas mal dichas cuando me agobio, por lo que, damas y caballeros, prepárense para escuchar cosas que quizá no quieran oír.

Ha sonado demasiado malvado no? jajajaja 😉 Ya veremos como termina la cosa…

Tápate los oídos

Read Full Post »

« Newer Posts