Feeds:
Entradas
Comentarios

Conectar

Anuncios

7 años

Ayer estuve todo el día sin parar, más bien no quise parar. Trabajé y me puse música para no pensar mientras lo hacía. Me centré en los demás, en mamá e Itziar, cenamos y evitamos hablar del tema, aunque hacia justo 7 años que la vida nos cambió. Luego llegué a casa y para no seguir pensando en ti, me puse con los vestidos que había encargado. Y tras leer un rato, finalmente caí.

Pero el subconsciente es la leche, y esta noche has aparecido en mis sueños y aquí estoy, el día del padre trabajando también para intentar que el dolor no fluya porque ya son 7 años, y cada vez debería ser menos difícil, o eso dicen.

Feliz día papá ❤️

En el Espacio (Leiva)

Enamorada de esta nueva Canción de Leiva, y deseando que salga el disco.

En el Espacio:

Abrete paso
Por el camino de estrellas
Tú solo mueve los brazos
Que yo te cubro allá afuera
Ya no se sienten tus pasos
Y se nos doblan las piernas
Ya que has subido bien alto
No te me caigas de vuelta
Eres lo único que veo entre la niebla
Lo único que vale la pena
Eres lo único que tengo que hacer
Lo único que queda
Tengo pedazos
De un disco ya en la cabeza
¿Qué tal allá en el espacio?
¿O no te pillo despierta?
Hoy te has lanzado hacia abajo
Yo estaba en la furgoneta
Llegando al barrio con Juancho
Después de días de guerra
Eres lo único que veo entre la niebla
Lo único que vale la pena
Eres lo único que tengo que hacer
Lo único que queda
Na na na
Na na na na na na na
Na na na
Na na na na na na na
Eres lo único
Que veo entre la niebla
Lo único
Que veo en la tormenta
Eres lo único
Que veo entre la niebla
Lo único
Que veo en la tormenta
Oh oh oh ohh

A las 8:13

Me apetecía rescatar este texto, a ver si así me animo a volver a escribir algo: 

Ella se despierta cada mañana con la esperanza de encontrarse con él en el ascensor. Por muy malo que sea el día, procura llegar a la misma hora para coincidir de nuevo con ese misterioso chico durante apenas un minuto. Desde el primer día que le vio en el ascensor, algo le atrajo de él, le vio guapo pero con una expresión triste y misteriosa. Debían tener el mismo horario, pensaba ella, eso estaba claro, no iba a quedarse todo el día en el ascensor sólo para verla y encima no cruzar palabra. De todos modos, esos segundos en el ascensor le relajaban mucho. Todos los días se despierta cinco minutos antes para no perder el ascensor a las 8:13.

Él recuerda perfectamente el día que la vio por primera vez. Justo hace tres semanas, iba de camino al entierro de su padre, abatido, triste y pensando en el tiempo que llevaban enfadados y sin hablarse, de repente, la puerta del ascensor se abrió y apareció ella, con una preciosa sonrisa y un simple «Buenos días». Le pareció un ángel y hasta llegar a la planta baja se sintió como anestesiado y relajado. Desde ese martes, todos los días llega a las seis de la mañana a casa de trabajar, se da una ducha rápida, se pone el traje y desayuna mientras espera a que el reloj marque las 8:13 para coger el ascensor, deseando que dos pisos más abajo, pare para que ella se suba. Después sale del portal va a comprar el pan y se vuelve a casa a dormir, hasta que a las seis y media de la tarde, vuelve a ponerse en traje y baja al portal para encontrarse de nuevo con ella a las 18:38, con la esperanza de cruzar alguna palabra más que un «Buenas tardes», luego va a casa, se pone el uniforme y se va a trabajar.

Todos los días la misma rutina para coincidir durante un minuto, a las 8:13 en el ascensor. Pero eso sí, un minuto que para ambos es el minuto más importante del día…

ascensor

 

Y el mundo no se acaba

Hay días en los que me apetece mandarlo todo a la mierda.

Mañanas en las que me doy cuenta de que soy yo la que siempre escribe el primer mensaje del día.

Días en los que de verdad lo veo todo negro, echo de menos más yo de lo que me echan de menos a mi, y noto que duele.

Momentos en los que falta un “y tú que tal?” después de escuchar a los demás.

Instantes en los que ni el súper abrazo me consuela.

Pero esos días tienen las mismas horas que los demás. Y puede que tarde más en dormirme pero al día siguiente, mi coraza habrá empezado a crecer de nuevo como una rama hasta convertirse en un buen arbusto que en otoño volverá a romperse.

No puedo con todo, y está bien. No pasa nada.

Sería perfecto…

A lo Blogger

Hay días en los que no me maquillo, y me da igual.

Quizá debería ir hecha un pincel pero las ganas no siempre están y no siempre apetece, soy así.

Hoy ha sido uno de esos días. He tenido un sueño raro y desde por la mañana, el día ha ido de mal en peor. Así que cero maquillaje, y menos mal porque con las lágrimas habría quedado fatal jejejeje.

Pero todo bien, un poco de aire fresco, algo de postureo con fotos de este rollo. Y ya queda menos para que acabe el día.

Un sábado diferente

Soy fan, fan, pero muy fan de Harry Potter. Tardé mucho en irme a los estudios de Londres por tema de dinero, pero lo conseguí y disfruté como una enana. Ya os contaré bien en otra entrada.

La cuestión es que hace unas semanas, un compañero de trabajo me dijo que en un centro de Orihuela, hacían una exposición/experiencia de Harry Potter y tardé dos minutos en comprar las entradas.

La experiencia en sí era pequeña y graciosa pero el día fue muy bueno. Porque además en el colegio donde hacían la experiencia, montaron un rastro retro de videojuegos que molaba mucho. Antes nos tomamos unos vermús en un barexilo que nos encantó.

Y además, había coches, así que mi bebi se fue súper contento de Orihuela! Jajajaja

Sonará en mi boda

Amor incondicional por esta canción. Me sigue emocionando cuando la escucho. Increíble 😍😍😍

Como dice el titulo, sonará en mi boda jajajajaja

Canción importante

No soy yo mucho de Pablo Alborán, pero entre las canciones que me ponen los pelos de punta, añado esta:

https://youtu.be/Bz2F-VXB7DA

Servilletas molonas

Reconozco que hace unos meses, con una amiga de la que no voy a decir el nombre, pero que sale mucho por el blog, nos llevamos de manera gratuita un paquete de servilletas con frases molonas.

Son mi debilidad, lo reconozco jajajajaja tengo ya tres bates donde las ponen y soy feliz. Me alegra el día leer un mensaje bonito, qué le voy a hacer!

Esa gente…